Nada mejor que hacer lo que nos guste todos los días y, si podemos monetizarlo, la combinación resultará ganadora.


Vivimos buscando la forma de obtener mejores ganancias en nuestro trabajo. Tal vez un par de horas extras, el reconocimiento de alguna comisión, el cierre de un nuevo negocio y, cuando nos sentimos cansados o simplemente queremos despejar nuestra mente, decidimos desconectarnos del mundo y dedicarnos a practicar ese hobby que tanto nos gusta.

Ya sea haciendo pasteles, decorando un espacio, bailando o enseñando nuestras habilidades a otros, sin ser conscientes de ello podríamos estar parados frente a una mina de oro. Seríamos realmente afortunados si pudiéramos hacer lo que tanto nos gusta y no contentos con eso, convertirlo en un negocio rentable.

Tratar de convertir tu hobby en negocio no es tarea fácil, pero es posible si te enfrentas al miedo de hacerlo y depositas la confianza en tus habilidades.

Aquí te dejamos algunos consejos para que disfrutes tu nueva experiencia:

 

  1. Arma tu estrategia:

Identifica muy bien qué es lo que quieres ofrecer. Observa las necesidades del público a tu alrededor, empieza poco a poco, no tienes que lanzarte de inmediato. En principio puedes hacerlo medio tiempo y, a medida que te vayas dando a conocer y consolidando, puedes considerarlo por tiempo completo.

 

  1. Cautiva a tus nuevos clientes:

Una estrategia que puede funcionar muy bien es empezar por cautivar el interés de tu público. Si conocen lo que les estás ofreciendo, y les gusta, con seguridad lo recomendarán a otras personas. Así que puedes probar por entregar una pequeña muestra gratis de tu producto o servicio, en la mayoría de los casos esto vendrá acompañado de una que otra venta y, con el paso del tiempo, los clientes se irán multiplicando.

 

  1. Ahorra:

Aprovecha al máximo esos primeros pagos que vas a recibir. Procura ahorrarlos y de esta manera empezarás a monetizar tu nueva actividad. Cuando tengas reunido lo suficiente podrás tomar la decisión de dejar tu trabajo y dedicarte a vivir de lo que más te gusta hacer.

 

  1. Dedícale tiempo:

Recuerda que la intención es convertir tu hobby en negocio, así que, si quieres empezar a darte a conocer y monetizarlo, debes dedicarle una buena parte de tu tiempo. Ya no puedes verlo solo como la actividad para despejar tu mente y relajarte, tal vez tengas que replantear el uso de tu tiempo, levantarte un poco antes o acostarte un poco después. Al principio será agotador combinarlo con el trabajo cotidiano, pero cuando logres sacarle dinero y tener tus buenos ahorros, podrás prescindir de tu trabajo y dedicarte de tiempo completo a hacer lo que más te gusta.

 

  1. Promociónalo en tus redes:

Aprovecha tus redes de contactos, familiares y amigos para empezar a visibilizar tu marca personal y promocionar tus servicios. Ellos te ayudarán a replicarlo y de esta manera se empezará a difundir a nivel masivo. No te quedes sólo con las redes sociales, aprovecha todo tipo de espacios para crear redes de contactos, asiste a conferencias, talleres, eventos, y cualquier tipo de actividad que esté relacionada con el target de tu marca.