Videos Expertos Edurne Pasaban: en la vida y en el trabajo hay que prepararse...

Edurne Pasaban: en la vida y en el trabajo hay que prepararse para subir montañas altas

Edurne Pasaban ha sido la primera mujer en conquistar los 14 “ochomiles” o cumbres más altas del mundo. Ingeniera de formación e hija de empresarios, desde la adolescencia se interesó por el alpinismo, y hoy combina su pasión de alpinista profesional con el mundo empresarial, como coach de empresas en temas de liderazgo, planificación, trabajo en equipo y manejo de situaciones adversas.

Pasaban hace un constante paralelo entre su pasión deportiva y la vida empresarial, y aplica las situaciones difíciles y aprendizajes que le da el alpinismo para ayudar a líderes de todo el mundo a alcanzar sus objetivos, pues asegura que todos, tanto en el deporte como en las empresas, debemos desarrollar estrategias cada cierto tiempo. Así lo hizo ella para escalar los 14 picos más altos del mundo: conformando un equipo, planificando y empezando por los que ella y su equipo conocían mejor. En una empresa pasa igual, “no actuamos en un sector sin conocerlo”, afirma. Desde el punto de vista físico, considera que en la vida y en el trabajo hay que prepararse para montañas altas y retos, y es algo similar a cualquier deporte.

Justamente esa pasión que ella encontró en el alpinismo es algo que más personas deberían hacer. No importa el ámbito: empresarial, personal, deportivo, encontrar nuestras pasiones nos ayuda a desarrollarnos mejor. Asegura, por ejemplo, que en el deporte encontró la manera de ser ella misma y expresar lo que siente y ha encontrado la libertad para elegir qué hacer.

Respecto a la toma de decisiones en momentos hostiles, la experta, quien estuvo participando en el reciente World Leadership Forum realizado por WOBI en Medellín, afirma que un directivo requiere de un liderazgo muy claro y de ser capaz de gestionar su vulnerabilidad. “Siempre he trabajado por un liderazgo compartido, pero cuando me toca tomar esa decisión, hay que dar el paso adelante. No es fácil ni en la montaña ni en la vida empresarial”, reconoció. Por eso, su mayor consejo para directivos y líderes es que deben tener la capacidad de rodearse de grandes profesionales, pero sobre todo de buenas personas, ya que habrá momentos difíciles, y es necesario que esas personas crean en ese líder y viceversa.

Por último, apuntó que en la vida real también se enfrenta a grandes retos y si un líder no tiene la humildad y la capacidad de decir: “quizá haya gente mejor que yo”, será difícil que consiga subir a la cima más alta. “Lo que más aprendí en la montaña es ser humilde”, apuntó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí