Noticias Apple Glass 2023 y los problemas de un gigante para innovar

Apple Glass 2023 y los problemas de un gigante para innovar

La innovación es una de las principales características de las compañías de primer nivel. Para ser una de las marcas más valiosa del mundo Apple invierte USD 15.000 millones al año para investigación y desarrollo, y se esfuerza cada día por deslumbrar al cada vez más competitivo mercado tecnológico, aunque no siempre lo logra.

Después del Apple Watch los lentes que mezclan la realidad virtual con la realidad aumentada son el producto más esperado por los fanáticos de la marca. Los Apple Glass inicialmente planeados para lanzarse en el 2021 y recientemente anunciados para 2023, tendrán una pantalla de alta resolución así como un sistema de altavoces que hará casi imposible que un usuario pueda diferenciar el mundo virtual del real. Ese sistema estará inspirado en el diseño de Oculus Quest de Facebook Inc. utilizando un diseño de tela y estará libre de cables.

Apple parece estar construyendo un robusto ecosistema de productos con capacidades de Realidad Aumentada adaptadas a las preferencias de los usuarios con distintos niveles de precios.

El N301 estaría dirigido a jugadores y entusiastas de la Realidad Virtual / Realidad Aumentada, mientras que el N421 podría ser un dispositivo moderno, asequible y práctico para un público más amplio.

Las Apple Glass incluirán juegos, software de transmisión de vídeo y aplicaciones para reuniones virtuales, y podrá ser controlado principalmente mediante comandos de voz de Siri, aunque también se está probando un controlador

Un equipo de 1.000 ingenieros y algunos tropiezos para lograr un producto innovador

A finales de 2018, Apple Inc. tenía planeado construir en corto tiempo unos auriculares potentes con capacidades de realidad virtual y aumentada cuando las cosas cambiaron drásticamente. Jony Ive, entonces jefe de diseño de la compañía, se opuso a algunos aspectos fundamentales del producto e instó a Apple a cambiar de rumbo.

El auricular debía ser el primer lanzamiento importante de la compañía desde el Apple Watch y el dispositivo debut del Grupo de Desarrollo Tecnológico, una unidad secreta dedicada a Realidad Virtual (VR) y Realidad Aumentada (AR). El grupo está liderado por Mike Rockwell, quien antes había trabajado en Dolby Laboratories Inc. y la compañía de software de edición de medios Avid Technology Inc.

Comenzó a construir su equipo a finales de 2015, y fue creciendo hasta convertirse en un grupo de 1.000 ingenieros que puso a trabajar en el desarrollo de dos productos destinados a invertir los segmentos VR y AR. Un dispositivo con el nombre en código N301 tomaría lo mejor de VR y AR: la primera, una experiencia digital que abarca todo para juegos y consumo de contenido, y la segunda, una herramienta para superponer información como mensajes de texto y mapas frente a un espectador.

El otro dispositivo, el N421, un par de anteojos livianos que solo usa AR, es más complejo. El N301 se diseñó inicialmente para ser un sistema ultrapotente, con gráficos y velocidades de procesamiento nunca antes vistas para un producto portátil. Las capacidades de procesamiento eran tan avanzadas, y producían tanto calor, que la tecnología no podía integrarse en un elegante auricular. En cambio, el equipo de Rockwell planeó vender un concentrador estacionario, que en forma de prototipo se parecía a una pequeña Mac, que se conectaría a los auriculares con una señal inalámbrica.

En la versión inicial de Rockwell, los auriculares también podrían funcionar en un modo independiente menos potente. Luego retrocedió, argumentando que un hub inalámbrico permitiría un rendimiento tan superior que eliminaría cualquier cosa del mercado. Ese enfrentamiento conceptual duró meses.

Rockwell es muy respetado en Apple, con una reputación de ser inteligente y efectivo. Cuenta con el apoyo del grupo de desarrollo de software de Craig Federighi y la unidad de desarrollo de chips de Johny Srouji, entre otros.

Hay mucho en juego por la inversión millonaria que hace Apple anualmente en innovación, y esta no es la primera vez que redirige enormes recursos a un proyecto ambicioso y potencialmente riesgoso. Solo unos meses antes de que Rockwell se uniera, la compañía se propuso construir un automóvil eléctrico para rivalizar con los de Tesla Inc. Apple contrató a varios cientos de ingenieros y reasignó aún más personal interno. Pero a finales de 2016, había comenzado a despedir personas, abandonando en gran medida el desarrollo de un vehículo completo en favor de la tecnología subyacente de conducción autónoma. Dentro de la empresa, el proyecto se consideró un desastre.

El equipo de Rockwell todavía está en buena posición, aunque ha perdido recientemente algunos jugadores clave. Peter Meier, quien se unió a Apple en 2015 de la startup alemana AR Metaio GmbH, se fue el año pasado. El ex ejecutivo de DreamWorks Animation LLC, Ian Richter, se mudó a otra área de Apple en octubre después de casi dos años en el trabajo. Y Cody White, quien ayudó a desarrollar el software RealityKit de Apple, que permite a los desarrolladores implementar renderizado 3D en aplicaciones de realidad aumentada para iPhone y iPad, se retiró en diciembre.

Aunque el equipo de Rockwell colabora con el resto de Apple, los expertos lo ven como un grado inusual de independencia. El grupo tiene su propio hardware, software, operaciones y grupos de contenido, atendidos por algunos de los mejores talentos de la compañía. En cuanto al punto muerto entre Rockwell e Ive, el director ejecutivo Tim Cook finalmente se puso del lado del jefe de diseño.

Aunque los auriculares que están en desarrollo ahora son menos ambiciosos tecnológicamente de lo que se pretendía originalmente, son bastante avanzados. Está diseñado para presentar pantallas de resolución ultra alta que harán que sea casi imposible para un usuario diferenciar el mundo virtual del mundo real.

Un sistema de altavoces cinemáticos hará que la experiencia sea aún más realista, dicen las personas que han usado prototipos. La tecnología en el centro no se desperdició por completo: parte se está reciclando para construir los potentes procesadores que Apple planea anunciar la próxima semana para sus Macs, reemplazando los componentes fabricados por Intel Corp. Aún así, prescindir del centro significa que los gráficos no serán tan buenos como podrían haber sido, y las velocidades de descarga podrían ser más lentas.

Probablemente también hará que la experiencia sea menos realista de lo que se esperaba originalmente. Para Ive, quien se fue el año pasado después de casi tres décadas en la compañía, una experiencia más realista era potencialmente problemática: no quería que Apple promocionara tecnología que sacara a la gente del mundo real.

Algunos planes para un producto en desarrollo

La empresa no se ha decidido por los precios del Apple Glass. A modo de comparación, el Oculus Quest se vende por USD 399, y los auriculares Hololens 2 de realidad mixta 2 de Microsoft y las gafas Magic Leap AR se venden por USD 3.500 y USD 2.295, respectivamente.

El N301 tendría su propia tienda de aplicaciones, con un enfoque en los juegos y la capacidad de transmitir contenido de video, mientras que también sirve como una especie de dispositivo de comunicaciones de súper alta tecnología para reuniones virtuales.

Siri, el asistente de voz de Apple, controlará tanto los auriculares como las gafas eventuales, aunque los auriculares también se están probando con un control remoto físico. Apple ha reasignado algunos ingenieros que estaban trabajando en la interfaz de Siri al equipo de Rockwell.

Apple está programado para anunciar nuevas herramientas para aplicaciones iPhone AR en su conferencia anual de desarrolladores este mes. El hardware real llevará más tiempo. Rockwell dijo recientemente que el primer auricular puede anunciarse el próximo año y lanzarse en 2022. Los fanáticos de Apple pueden esperar las gafas AR para 2023.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí